Web Analytics CICMEX » 7 puntos clave de la renegociación del TLCAN CICMEX | 7 puntos clave de la renegociación del TLCAN

7 puntos clave de la renegociación del TLCAN

16 ago 2017

Trump encara significativos riesgos políticos en su intento de reequilibrar el comercio entre EU, México y Canadá, sobre todo al interior de su país.

Después de meses de bravata, explosiones y febril cabildeo por parte de la industria para salvar el pacto de 23 años que sirve de base a cómo se hacen negociaciones en más de un cuarto de la economía global, los funcionarios se encuentran en Washington esta semana para comenzar a renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

A continuación se encuentran algunos temas importantes en las conversaciones del TLCAN:

El reloj político sigue avanzando 

Las tres partes han establecido un ambicioso calendario para las negociaciones con el objetivo de terminar las conversaciones a principios del próximo año. La razón principal de ese apremio es la política. Las elecciones mexicanas en julio de 2018 y las elecciones estadounidenses de mitad de mandato en noviembre de ese año juegan un papel preponderante. En particular, los funcionarios de EU y México están preocupados por las encuestas que muestran al populista de izquierda Andrés Manuel López Obrador liderando la carrera presidencial. Si las negociaciones del TLCAN se retrasan, los funcionarios mexicanos temen que puedan verse envueltas en la campaña electoral. Y los funcionarios estadounidenses preferirían no negociar con López Obrador, quien ha acusado a Trump de conducir una “campaña de odio” contra México.

Reducir el déficit 

La administración de Trump ha convertido en su prioridad dominante el eliminar el déficit comercial anual de más de 60 mil millones de dólares con México durante las negociaciones. Eso concuerda con la misión del Trump de “EU primero” para traer empleos de fabricación de vuelta al país. Pero no está claro cómo podría lograrse. La industria automotriz, la cual representa casi la totalidad del déficit, sostiene que los datos existentes distorsionan el comercio que ahora presencia automóviles y piezas cruzando la frontera, hacia y desde Canadá y México varias veces, y que es vital para su competitividad internacional. La preocupación mexicana es que EU pudiera tratar de requerir que una cierta cuota de la manufactura se realizara dentro de EU.

Reescribir las “reglas de origen” 

Cada acuerdo comercial contiene reglas que rigen la cantidad de producto que se necesita fabricar dentro de un bloque con el fin de calificar para los beneficios comerciales. La administración Trump ha calificado las “reglas de origen” del TLCAN como obsoletas, y argumenta que han contribuido a una migración de la manufactura a México. Ciertas personas dentro de la industria automotriz admiten que quizá sean necesarias algunas actualizaciones de las reglas para tomar en cuenta los nuevos componentes, como pantallas táctiles o baterías para automóviles eléctricos. Pero los líderes de la industria están luchando contra las propuestas para elevar el límite del 62.5 por ciento para los automóviles. Ellos argumentan que pudiera ser contraproducente para EU porque el relativamente bajo 2.5 por ciento de arancel que EU aplica a las importaciones de automóviles de fuera del TLCAN pudiera permitirles a los fabricantes de automóviles salirse del acuerdo por completo.

Camino hacia el “comercio regulado” 

Un temor es que, en busca de una mejor balanza comercial, la administración Trump insista en imponer nuevas restricciones en la forma de un uso más extendido de las cuotas. Eso representaría un cambio hacia el llamado “comercio regulado”. Las cuotas ya son una característica del comercio dentro del TLCAN en el ámbito de los productos agrícolas sensibles, como el azúcar y los productos lácteos. Sin embargo, ir más allá en el TLCAN 2.0 pudiera ocasionar que cesaran las conversaciones.

Salarios más altos en México 

Las tres partes han comenzado a describir la meta de las nuevas negociaciones como una “modernización” del TLCAN. Eso significa añadir capítulos sobre cosas como el comercio electrónico. Pero la administración de Trump y los sindicatos estadounidenses también quieren que las nuevas normas laborales obliguen a subir los salarios en México y así reducir la ventaja de costos que atrae a las fábricas al sur de la frontera. México había aceptado nuevas reglas de salario mínimo como parte del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) que Trump desechó, y los sindicatos han argumentado que las reglas del TPP no fueron suficientemente estrictas.

Disputa sobre resolución de disputas 

EU quiere desechar una característica del TLCAN conocida como el “Capítulo 19”, el cual les permite a Canadá y a México impugnar las medidas “antidumping” (contra la exportación de productos debajo del costo de producción) y otras medidas comerciales impuestas por EU. Pero ésa es una línea roja para Canadá, y la historia sirve de testigo de que es poco probable que Ottawa ceda.

El riesgo político

Ni Canadá, ni México, ni la mayoría de los negocios de EU querían reabrir el TLCAN. La principal razón — más allá de la economía — era el riesgo político, el cual aún persiste. Si se logra un acuerdo, no está claro si podría sobrevivir una votación en el Congreso. Es casi seguro que los demócratas se opongan a cualquier cosa negociada por la actual administración, y muchos republicanos en pro del comercio también se sienten incómodos con algunas de las demandas de Trump.