Web Analytics CICMEX » Destacan Diputados de Chile labor del FCE en la difusión del pensamiento y la crítica en América Latina CICMEX | Destacan Diputados de Chile labor del FCE en la difusión del pensamiento y la crítica en América Latina

Destacan Diputados de Chile labor del FCE en la difusión del pensamiento y la crítica en América Latina

07 nov 2016

Gaceta Mexicana. México

“Es imposible negar que después de casi 80 años, el pensamiento y la crítica en América Latina encontraron en el Fondo de Cultura Económica a un aliado. Fue gracias al Fondo que grandes ideas, de todos los domicilios políticos y filosóficos, tuvieron trascendencia en nuestros países”, destacó Vlado Mirosevic, miembro del Partido Liberal, durante el homenaje que le ofreció este viernes el pleno de la Cámara de Diputados de Chile a esta casa editorial, donde también se entregó una medalla conmemorativa a José Carreño Carlón, director del Fondo.

Luego de la intervención de destacados escritores chilenos, como el poeta Óscar Hahn, Gonzalo Rojas May y Pedro Lastra, quien se refirió al Fondo como “la casa espiritual de los chilenos”, Mirosevic agregó que gracias a esta institución los latinoamericanos pudieron leer e interpretar a Adam Smith, Karl Marx, Max Weber, Foucault, “y tres pensadores de mi domicilio político, me refiero a los liberales John Rawls, Ronald Dworkin y Norberto Bobbio. Y estos autores, nobleza obliga, nos permitieron ver con otros ojos nuestra realidad social: desarrollo, integración y desigualdad”.

La iniciativa de este reconocimiento surgió, precisamente, del joven diputado chileno —quien pertenece a una pequeña agrupación política que reivindica los valores liberales en Chile en el siglo XXI—, durante la visita de Estado de la presidenta Michelle Bachelet a México en 2015. La propuesta contó con la aprobación de todos los partidos representados en la Cámara de Diputados chilena.

Ahí, en el Congreso Nacional de Chile, Mirosevic destacó que la resignificación de la política no vendrá desde los escaños de dicha Cámara, “esto vendrá cuando vuelvan las artes y las humanidades a nuestras calles y a nuestras escuelas. Cuando los viejos valores de libertad, igualdad y fraternidad vuelvan a hacer vibrar nuestra república. Será en ese momento cuando la política vuelva a tener sentido y los libros serán un bien de primera necesidad”.

En su oportunidad, el director del Fondo, José Carreño, hizo extensivo este reconocimiento a las varias generaciones de intelectuales visionarios, académicos y hombres de letras  y de estado —mexicanos y latinoamericanos— que idearon y han contribuido a consolidar esta institución.

Nos toca ahora, dijo, “redoblar esfuerzos para que siga siendo uno de los proyectos más consistentes y duraderos de cuantos se han ideado para lograr la libre circulación en nuestros países del conocimiento y la creación universales, así como para propiciar el diálogo de la inteligencia y la cultura en el mundo de habla hispana”.

Tras recibir una medalla conmemorativa, Carreño Carlón recordó la ininterrumpida presencia del Fondo en Chile desde 1954 y su tenaz labor de difusión de las grandes aportaciones universales en campos como la Economía, la Sociología, las Letras, la Filosofía, entre los lectores chilenos. Y, más recientemente, la puesta en circulación de numerosos autores chilenos en diálogo con los lectores del orbe hispano y los autores de todo el mundo.

“Ya son más de 60 años desde que la filial del FCE abrió sus puertas en Santiago de Chile bajo la dirección de Ángel Leighton. Y desde entonces, este esfuerzo por estrechar  los vínculos culturales entre nuestros dos países, y de éstos, con el resto del mundo, no se ha visto interrumpido ni siquiera durante la suspensión de las relaciones diplomáticas entre nuestros países, tras el golpe militar de 1973.

“Como ustedes lo han recordado, el Fondo decidió entonces permanecer aquí, si bien, en condiciones precarias, con una presencia ciertamente mermada por las limitaciones y barreras impuestas durante esos años a la actividad cultural y a la labor editorial. Pero, incluso en esos tiempos adversos, desde finales de aquel mismo 1973 y desde la República Mexicana, el FCE estuvo estrechamente vinculado y comprometido con la creación y la operación de la Casa de Chile en México, una institución creada por el gobierno mexicano para apoyar a los exiliados políticos chilenos que llegaban a nuestro país”, señaló.

Desde entonces —agregó— se inició un proceso que se consolidó a partir de 1990 merced al retorno a la democracia con el gobierno de Patricio Aylwin. El  sólido programa editorial del Fondo incorporó entonces a su catálogo a autores de la estatura y trascendencia de Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Gonzalo Rojas, Nicanor Parra, Enrique Lihn, Jorge Teillier, Luis Maira, Ernesto Ottone, José Joaquín Brunner, Valerio Fuenzalida, Sol Serrano, Cristián Gazmuri, Martín Hopenhayn, Ana Pizarro y Germán Marín, entre muchos otros.

“Hoy también la rejuvenecida Librería Gonzalo Rojas recobra vida y presencia. Y el Fondo participa con el mayor sentido de responsabilidad y compromiso  en el sistema de licitaciones convocadas regularmente por instituciones como el Ministerio de Educación,  el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, la Dirección de Bibliotecas Públicas, la Junta Nacional de Jardines Infantiles y la Fundación Integra. Una mención especial merece aquí la colección Biblioteca Chilena, fuente de grandes aportaciones literarias y antropológicas al catálogo del FCE”.

En ese sentido, José Carreño llamó la atención sobre la puntualidad con que esta filial chilena sigue la política editorial del FCE, consistente en informar el debate latinoamericano sobre los temas más sensibles de la actualidad. Como ejemplo mencionó la elección presidencial en Estados Unidos y la presentación, este fin de semana, en la Feria del libro de Santiago —de la que México es invitado de honor—, de La derecha radical en el Partido Republicano. De Reagan a Trump, del investigador Jesús Velasco, editado por esta filial; así como del libro El volcán y el sosiego, la biografía escrita por Fabienne Bradu, del gran poeta chileno Gonzalo Rojas, ilustre continuador de las vanguardias literarias latinoamericanas del siglo XX y vigorosa presencia chilena en el Catálogo del Fondo.

“Le damos así continuidad en el siglo XXI a nuestra sólida hermandad cultural latinoamericana, con sus hondas raíces afincadas en la poesía de Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Nicanor Parra, Octavio Paz, Jaime Sabines, Salvador Novo y Xavier Villaurrutia, así como en las ideas de tantos otros chilenos y mexicanos que forman ya, o formarán parte, del Catálogo del Fondo”, concluyó.

Fuente: Gaceta Mexicana