Web Analytics CICMEX » El turismo chileno bate récord de visitantes extranjeros CICMEX | El turismo chileno bate récord de visitantes extranjeros

El turismo chileno bate récord de visitantes extranjeros

29 nov 2016

El Economista de América. Chile

Chile ha batido el récord de turistas extranjeros que han ingresado el país entre enero y octubre de 2016: suman 4,5 millones, la cifra más alta alcanzada nunca. Se espera cerrar el año con un registro superior a los 5,5 millones, que, de conseguirse, equivaldría a un 31% de la población chilena.

La mayor cantidad de personas, como es lógico, procede de las naciones más próximas. Sobresalen de lejos nuestros vecinos argentinos, con un crecimiento en torno al 55% -lo que es igual a 2,3 millones de paseantes-, atraídos no solo por playas y esparcimiento, sino también por la grande y diversa oferta comercial a lo largo de los miles de kilómetros de frontera que nos unen. El segundo país en el mundo, después de Estados Unidos, en el que los ches usan más su tarjeta de crédito es Chile; ojalá la experiencia sea buena y nos sigan visitando.

Tras Argentina, con cifras bastante parecidas los tres, figuran Bolivia (vecino), Perú (vecino) y Brasil (a cuatro horas de vuelo), cada uno con números que van de los 330.000 a 350.000; en conjunto aportan, a octubre, más de un millón de viajeros. Más atrás figura Colombia: concluirá el ejercicio muy cerca de las 100.000 entradas. Le siguen venezolanos, uruguayos, mexicanos, ecuatorianos y paraguayos, con valores comprendidos entre los 12.000 y los 50.000 turistas.

Tirón australiano

Los estadounidenses superan los 150.000, los australianos se acercan a los 40.000, los canadienses están muy próximos a los 35.000. Este trío exhibe una expansión media de un 13%, y los neozelandeses, con 7.000, un alza de un 3%. Los asiáticos, encabezados por los chinos, presentan un aumento explosivo de un 49%, están escoltados por coreanos del sur y japoneses. A más distancia aparecen indios y taiwaneses.

De Europa, proceden algo más de 300.000 turistas. Se les considera, como a los procedentes de Asia, Oceanía y el norte de América, turismo de larga distancia; no en vano muchos de ellos vienen atraídos por la sensación de haber llegado al Finis Terræ, donde se acaba la tierra. Encabezan las visitas europeas España, Francia, Alemania y Reino Unido, por este orden, con números bastante parecidos: sobre los 50.000 cada uno a octubre. Los que más han crecido son los franceses, con un 11%; los españoles y alemanes lo hicieron un 6%. Notables también son los guarismos de Italia, Suiza, Suecia Austria, Rusia y resto de nacionales de Escandinavia. Israel brilla con colores propios sobre los 13.000 excursionistas.

Chile ha recibido a visitantes de más de 150 países. Un 28% es la subida experimentada entre enero y octubre en relación con 2015, y el total de 4,4 millones de entonces (2015) se ha quedado por detrás de lo logrado hasta este momento.

Ocio y negocio

Los que vienen desde lejos lo hacen atraídos principalmente por una riqueza paisajística espectacular, en la que las diversas tonalidades de verde de su zona norte, central y sur se combinan con la arena del desierto en su parte más septentrional y con los hielos y vientos patagónicos-antárticos en la meridional. A ello se suma, de un lado, la majestuosa cordillera de Los Andes a lo largo de todo el territorio y, de otro, la inmensidad del océano Pacífico y su territorio insular, donde sobresale la Isla de Pascua.

Los que lo hacen de más cerca “vienen a ver”, mezclan turismo de negocio, de comercio o de salud, por mencionar algunos. Unos promocionan a Chile como un “Miami a dos horas”. En los más de 6.000 kilómetros de tierra, siguiendo el borde costero chileno, nos encontramos una diversidad de climas desde el polar, el estepario frío, el oceánico, el templado húmedo, el mediterráneo, el desértico y el subtropical. El único que no hay es el tropical.

Capítulo aparte son las cifras que se proyectan para el verano -de diciembre a marzo de 2017-, en el que se estima un 14% más de foráneos que en iguales fechas de la etapa precedente, lo que es igual a algo más de 2,7 millones de nómades.

Estas proyecciones y porcentajes de forasteros que desean trasladarse a tierras chilenas a disfrutar de su tiempo de ocio continuarán por una senda alcista, lo cual abre grandes oportunidades para enfrentar nuevas inversiones en infraestructura de plantas como de servicios, aeropuertos, comunicaciones, red viaria o puertos que deben dar cobijo a una población flotante que irá siendo cada vez mayor.

Las tecnologías son otro apartado al que la actividad turística debe prestar atención; el internet de las cosas tiene mucho que decir en este sentido, hará más rentable los negocios y más placentera la estadía de quienes nos visiten, nacionales o extranjeros. Acabamos diciendo que este sector ha pasado a liderar la creación de empleos superando a la pesca, la minería o la intermediación financiera, concentrando el 4,4% de los empleos chilenos.

Fuente: El Economista de América