Web Analytics CICMEX » Emprendedores locales iniciarán producción de motos en Chile CICMEX | Emprendedores locales iniciarán producción de motos en Chile

Emprendedores locales iniciarán producción de motos en Chile

02 sep 2016

Pulso. Chile

Partió como un emprendimiento, pero a poco más de un año del inicio de las operaciones del Taller Piñón su socio fundador, Felipe Cruz, no duda en decir que sueña con ser uno de los pioneros -junto a sus socios- en desarrollar la industria de producción de motos en Chile.

“Vi un nicho en las motos, ya que si bien se venía viendo una vertiente vintage en las bicicletas, nadie lo aplicó a las motos”, explica el ingeniero mecánico.

Con esa idea en mente y todo el trabajo previo que requirió aprender a armar las motos, lo que tomó cerca de 8 meses, Cruz postuló a un capital semilla de Corfo, se lo asignó y reclutó algunos amigos relacionados con el rubro para empezar a producir los primeros modelos.

Los primeros 6 meses fueron de experimentación, pero hoy ya llevan 50 motos vendidas, que valen entre $2 millones y $3 millones cada una. Apuntan principalmente al segmento de hombres 25 a 35 años, profesionales de altos ingresos, que en general se suben por primera vez a una moto.

“Muchos de los interesados son personas que andan en bicicleta, pero que al subirse a la moto ganan calidad de vida en tiempos de traslado y ahorran plata en bencina en comparación al auto”, detalla.

Los modelos producidos son de baja cilindrada -hasta 250cc-, donde la suspensión trasera es producida por Piñón, al igual que los asientos, chasis y estanques, mientras que los repuestos más complejos son encargados a China y la base es Suzuki.

Pero Cruz explica que actualmente están en un punto de inflexión. “Estamos probando que podemos hacer motos chilenas, nos vamos a meter en la producción de una moto de 200cc y 250cc con marca Piñón. Mi sueño es accionar la industria chilena”, comenta.

La apuesta es llegar a tener una fábrica de ensambles, similar a lo que ocurre en la industria argentina. Uno de los desafíos es estandarizar los modelos, con una base y chasis, para así elevar la producción, que hoy no supera las 6 motos por mes.

Para ello están enfocados en validar el modelo accionando una preventa en verde para evaluar la demanda y así atraer nuevos inversionistas.

Además quieren crear su propio motor -que ya está diseñado- y así acotar los tiempos que usan en conseguir los elementos que no fabrican. “Ese es el futuro de la compañía a mediano plazo”, dice Cruz.

En los 12 meses que la compañía lleva andando ya alcanzan una facturación cercana a los $80 millones y esperan al menos duplicarla el próximo año.

Además ya son 6 socios y han desarrollado productos asociados a la marca, principalmente indumentaria, que también pretenden incrementar de la mano de productores y emprendedores chilenos.

El martes pasado lanzaron un proyecto de motos eléctricas, de la mano de RT Electronics -también chilenos y que hicieron el primer auto eléctrico-, las que podrían estar a la venta en dos años más.

Fuente: PULSO