Web Analytics CICMEX » FMI: Chile crecerá bajo su potencial hasta 2021 con déficit estructural de 2,3% en 2016 CICMEX | FMI: Chile crecerá bajo su potencial hasta 2021 con déficit estructural de 2,3% en 2016

FMI: Chile crecerá bajo su potencial hasta 2021 con déficit estructural de 2,3% en 2016

13 Abr 2016

Las perspectivas para el crecimiento de la economía mundial disminuyen y Chile no está ajeno al fenómeno. Así lo reveló el Fondo Monetario Internacional en su Panorama Económico Mundial (WEO, su sigla en inglés), en el que proyecta que nuestro país crecerá bajo su potencial por lo menos hasta 2021, con un déficit estructural que no alcanzaría el equilibrio.

“La prolongada caída en el precio del cobre y el empeoramiento de las condiciones financieras están pesando en la perspectiva de Chile”, argumenta el informe para rebajar su proyección de crecimiento para nuestro país en un punto porcentual hasta 1,5%, en comparación con el 2,5% pronosticado en octubre del año pasado.

Si antes el Fondo había optado por ser más optimista que el ministerio de Hacienda en sus pronósticos para Chile, esta vez fue más severo, frente a la proyección de crecimiento de 2% que espera la cartera conducida por Rodrigo Valdés. En tanto, se ubica en la parte baja del rango del Banco Central, de entre 1,25% y 2,25% para el mismo período.

Además, el informe reduce los pronósticos para el 2017, desde una expansión de 2,9% hace seis meses hasta la estimación actual de 2,1%. De esta manera, la economía nacional continuaría creciendo por debajo de su potencial por un periodo más largo. Recién en 2019 el PIB lograría avanzar 3%; y en 2021, 3,4%, con lo que su promedio en los próximos 5 años será de 2,7%.

Conocido el informe del FMI, los economistas mostraron discrepancias sobre si este cuarto ajuste será el último que realizará la entidad internacional, considerando que las proyecciones de los agentes internos ya fluctúan entre 1,5% y 1,8% para este año.

En ese sentido, Patricio Rojas, economista de Rojas y Asociados, señaló que “tras el Imacec de febrero quedó atrás la visión más pesimista de que la actividad pudiera crecer más cerca de 1% en 2016, y por ello, con esta proyección del FMI cobra mayor vigencia una economía más estable en niveles de 1,5% o más”. Mientras que Nathan Pincheira, economista de Banchile, subrayó que la proyección “está en línea con el mercado interno, puesto que durante el último mes se han visto mejores cifras de las que se esperaban, por ello, nuestra visión también contempla un PIB de 1,5% para este año”. No obstante, agrega que todavía “existen varios riesgos que pueden llevar a la baja el crecimiento durante este año por lo que se debe mantener la cautela”.

Entre las principales economías de la región, Chile fue el segundo en cuanto a ajuste. En primer lugar se ubica Brasil, cuya crisis será más profunda de lo previsto con una caída del PIB de 3,8%, versus la contracción de 1% que se esperaba en octubre (-2,8 puntos).

El FMI también aplicó una rebaja a Colombia hasta 2,5% (0,3 puntos básicos menos), México a 2,4% (-0,4) y Argentina a -1% (-0,3).

La mejora más notoria fue para Perú, con un crecimiento de 3,7% (+0,4), mientras que la caída de Venezuela sería de 8% y no de 10% como se señaló anteriormente.

Déficit estructural. Por otra parte, en la previa de la reunión de primavera en Washington, el Fondo pronostica que Chile recién se acerque al equilibrio estructural en 2021. El déficit, que el año pasado cerró en 2%, aumentaría hasta 2,3% en el presente ejercicio. El descenso comenzaría en 2017, para que cuatro años más tarde baje hasta 0,6%.

Al respecto, los expertos indicaron que no es algo que se deba resolver en el corto plazo. En ese sentido, Luis Eduardo Escobar, economista de Chile 21, señaló que “no es prioridad lograr un balance, el déficit que tiene Chile es perfectamente sostenible, el nivel de deuda del país es bajo y por ello, el foco de preocupación es cómo se recupera la economía y no tanto llegar imperiosamente a un balance”. En tanto, para Rojas el plazo que establece el FMI “es razonable”, puesto que “hoy día el déficit fiscal está entre 1,6% y 1,8%, por lo que se requerirá entre 6 a 7 años para llegar a un balance fiscal y por ello no  antes del 2020 se alcanzará el balance”

Al mismo tiempo la deuda bruta del país, como porcentaje del PIB, se incrementaría gradualmente. En 2016 llegaría a 17,8% y en 2017 se encumbraría hasta 22,5%. En el año 2021 alcanzaría el 26,2%.

Las cosas no lucen mejor cuando se trata de la deuda neta, ya que este sería el último año en que Chile retiene el título de acreedor neto, con un aumento progresivo hasta aproximarse al 7% en 5 años más.

“Sin un cambio en las condiciones externas o políticas públicas  que apunten a mejorar las expectativas se va a extender este cuadro mediocre en el tiempo, con un crecimiento bajo, déficit estructural y el abandono de Chile de la posición de acreedor neto del resto del mundo”, señaló Aldo Lema, economista asociado a Grupo Security, a la luz de las cifras del informe y el consenso de los analistas.

Por su parte, Escobar sostiene que para retomar un ritmo más ágil de crecimiento “se deben impulsar medidas que apunten a mejorar los niveles de inversión como el impulsar proyectos de infraestructura  a través de programas de concesiones públicas y privadas”.

 

Link: Pulso