Web Analytics CICMEX » FMI reduce a 1,5% proyección de crecimiento para la economía chilena en 2016 CICMEX | FMI reduce a 1,5% proyección de crecimiento para la economía chilena en 2016

FMI reduce a 1,5% proyección de crecimiento para la economía chilena en 2016

12 abr 2016

El Fondo Monetario Internacional (FMI) bajó su proyección de crecimiento para la economía chilena este año a 1,5% desde el 2,1% estimado en enero.

Esta es la cuarta vez consecutiva que el organismo recorta su previsión para la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de Chile en 2016. Para el próximo año, en tanto, el FMI pronosticó un crecimiento de 2,1%.

“La prolongada caída del precio del cobre y el empeoramiento de las condiciones financieras están empañando las perspectivas de Chile”, señaló el FMI en su informe Perspectivas Económicas Mundiales.

Para América Latina y el Caribe el organismo prevé una contracción de 0,5% en 2016, por segundo año consecutivo. Sin embargo, se proyecta que la actividad económica se fortalecerá en todos los países de la región en 2017, con un crecimiento de hasta 1,5%.

En este sentido el organismo recalca que existen diferencias sustanciales entre regiones y países. Por un lado, América del Sur sigue sufriendo los profundos efectos de la disminución de los precios de las materias primas; por el otro, México, América Central y el Caribe se están beneficiando de la recuperación de Estados Unidos y, en la mayoría de los casos, de la caída de los precios del petróleo.

El organismo redujo sus previsiones de crecimiento mundial en 2016 a un modesto 3,2% desde 3,4%, debido a una creciente intertidumbre y persistentes riesgos.

Para el año 2017, el FMI proyectó un crecimiento mundial del 3,5%, también con recorte de 0,1 punto  porcentual sobre la expectativa manifestada en enero.

El FMI prevé que las economías emergentes y en desarrollo generarán el grueso del crecimiento mundial en 2016, aunque se proyecta que su tasa de crecimiento experimentará apenas un alza ligera en comparación con 2015 y se mantendrá 2 puntos porcentuales por debajo del promedio de la última década.

“Esta proyección de crecimiento refleja una combinación de factores: debilidad en los países exportadores de petróleo; una desaceleración moderada de China (0,4 puntos porcentuales), cuyo crecimiento continúa alejándose de la manufactura y la inversión, y perspectivas aún desalentadoras para los exportadores de materias primas no petroleras, incluidos los de América Latina, tras las nuevas caídas de los precios”, señala el informe.

El documento agrega que las economías de mercados emergentes importadoras de petróleo se están beneficiando de una mejora de los términos de intercambio, pero en algunos casos enfrentan una desmejora de las condiciones de financiamiento y una demanda externa débil, que contrarrestan el impacto positivo de los términos de intercambio en la demanda interna y el crecimiento.

“La aceleración ligera del crecimiento de las economías avanzadas en gran medida refleja el respaldo que entrañan el abaratamiento de la energía y las políticas monetarias acomodaticias, aun a pesar del endurecimiento gradual previsto de la política de la Reserva Federal de Estados Unidos”, añade el documento.

ESTADOS UNIDOS Y CHINA

En el caso de Estados Unidos, se proyecta que el crecimiento continuará a un ritmo moderado, gracias al fortalecimiento de los balances, la desaparición del lastre fiscal en 2016 y la mejora del mercado de la vivienda. Se espera que estas fuerzas contrarrestarán el perjuicio que le causan a la exportación neta el fortalecimiento del dólar y la desaceleración del crecimiento de los socios comerciales, los nuevos recortes a la inversión en energía, el debilitamiento de la manufactura y la
desmejora de las condiciones financieras internas en algunos sectores de la economía.

En consecuencia, se proyecta que el crecimiento se nivelará en 2,4% en 2016 y experimentará una pequeña alza en 2017. Las perspectivas de crecimiento a más largo plazo son menos prometedoras: se estima que el crecimiento potencial será apenas aproximadamente 2%, frenado por el envejecimiento de la población y el escaso crecimiento de la productividad total de los factores.

En el caso de la zona euro se prevé que la modesta recuperación de la zona del euro seguirá su curso en 2016–17; el debilitamiento de la demanda externa se verá compensado por los efectos favorables del abaratamiento de la energía, la acotada expansión fiscal y las condiciones financieras propicias. El pronóstico apunta a un crecimiento del producto de la zona del euro de alrededor de 1,5% en 2016 y de 1,6% en 2017.

El crecimiento de China se desaceleraría a 6,5% este año y a 6,2% en 2017, es decir, ligeramente por encima de las proyecciones del informe de octubre de 2015, gracias a las políticas de estímulo anunciadas.

 

Link: La Tercera