En el marco de la inauguración del VI Foro Multilatinas de AméricaEconomía, Luis Felipe Céspedes, Ministro de Economía, Fomento y Turismo de Chile, expuso sobre el camino que debe recorrer eel país hacia una economía del conocimiento.

Céspedes aseguró que en las últimas décadas la región ha logrado un sustancial progreso económico y social, prueba de ello es el PIB per cápita chileno que ha aumentado de US$5.000 a US$23.000, entre 1990 y 2014. Este crecimiento además ha sido acompañado de una disminución de la pobreza.

Céspedes destacó además que la economía chilena, en términos netos, no es deudora, comparada con los estándares internacionales, así como su marcada vocación de apertura económica, “fundamental para nosotros, para nuestro desarrollo. Y nos parece que el TPP avanza en la línea de integrar nuestro país con el resto del mundo”.

Este avance llevó a la región a convertirse en un destino atractivo para la inversión extranjera, con Chile en el top 20 de economías receptoras de inversión extranjera directa, explicó Céspedes. No obstante, a pesar de esas buenas cifras, desde 2014 la depreciación del cobre y la baja del valor del peso han cambiado las condiciones actuales.

La clave para la mejora en la economía de Chile, de acuerdo a la presentación de Céspedes, está en mejorar la producción del país: “Necesitamos una estrategia para ser capaces de diversificar y sofisticar nuestra matriz productividad utilizando los sectores donde el país tiene ventajas comparativas”, aseguró.

Según el ministro, la educación es fundamental si hablamos de horizontes de productividad a largo plazo y “no está desligado del crecimiento económico del país”.

El ministro aseguró que otro punto esencial para fomentar el crecimiento económico es facilitar el emprendimiento: “Debemos democratizar para que un emprendedor pueda salir de cualquier lugar. Queremos generar una nueva clase empresarial”.
En este camino, el gobierno ha trabajado en conjunto con universidad, el sector público y privado para crear más de 250 proyectos para desarrollo de sectores priorizados.

Fuente: América Economía