Web Analytics CICMEX » Patentes de invención chilenas se cuadriplican en los últimos 25 años CICMEX | Patentes de invención chilenas se cuadriplican en los últimos 25 años

Patentes de invención chilenas se cuadriplican en los últimos 25 años

18 may 2016

La Tercera. Chile.

En 2014, 443 inventos fueron solicitados al Instituto Nacional de la Propiedad Intelectual. Patentes del sector químico representan el 62% de todas las solicitudes presentadas.

“Método para hacer ron en Chile”, 5 de octubre de 1840. Esa fue la primera patente de invención que se publicó en el país y perteneció al médico Andrés Blest, un irlandés de Valparaíso y tío de Alberto Blest Gana, autor de Martín Rivas.

Ese año se inscribieron siete patentes, entre ellas, una para “uso de la máquina y taladros para establecer en el país los pozos artesianos” concedida a Federico Green y Cia, y una entregada al arquitecto inglés Juan Stevenson por una “máquina y procedimiento para beneficiar toda clase de metales de plata por amalgamación”.

En los últimos 25 años la cantidad de patentes que se solicitan y  publican en Chile ha aumentado: si en 1990 en el Diario Oficial se publicaron 82 patentes, en 2014 fueron 334, cuatro veces más en sólo 25 años. Algo similar ocurre con las patentes solicitadas, paso anterior a la publicación. Si en 1990 se solicitaron 110 patentes, en 2014 fueron 443.

La patente de invención es un derecho exclusivo que concede el Estado para la protección de una invención y proporciona derechos exclusivos que permitirán, a quien la registra, utilizar y explotar su invención e impedir que terceros la utilicen sin su consentimiento.

A juicio de Maximiliano Santa Cruz, director del Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (Inapi), las cifras se explican porque ahora hay más innovadores que se preocupan de patentar sus ideas. “La cifra se cuadruplica en el período, y la tendencia al aumento parece clara, pero hay fluctuaciones importantes en el período. El uso de la propiedad industrial en Chile es cada vez más intensivo”, dice.

Según Santa Cruz, “los chilenos están más conscientes de proteger las invenciones y eso se debe en gran parte a que Inapi ha puesto a disposición de los solicitantes un equipo de expertos que apoyan a los inventores a lo largo de todo el proceso de patentamiento, desde la construcción de la solicitud de patente, hasta la forma de respuesta a las observaciones que se hacen a su solicitud”.

Y no se trata solo de un aumento de patentes. Santa Cruz cree que el ingreso de Chile al Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT) en 2009 y que Inapi funcione hoy como Autoridad Internacional de Patentes (ISA), “están contribuyendo  no  solo a que aumenten las solicitudes de patentes de chilenos si no que a la internacionalización de nuestras patentes, particularmente de nuestras universidades”.

La modernización del instituto que depende del Ministerio de Economía, las nuevas instalaciones y más funcionarios, también ha contribuido dice.

Areas más prolíficas

Según un análisis de Inapi desde 1990 a la fecha, tanto en solicitudes de patentes como en patentes otorgadas a residentes chilenos, el sector químico lleva la delantera, seguido por la ingeniería mecánica. “El sector de química es muy amplio, pues abarca desde productos farmacéuticos y biotecnología, hasta química de los alimentos. Pero son los productos farmacéuticos los que más acumulan patentes, pues el sistema se adapta muy bien a esta área”, dice el director de Inapi.

Como ejemplo, explica que la aspirina fue inventada hace más de un siglo y sigue siendo usada, en cambio la tecnología de la telefonía celular de hace diez años ya está obsoleta. Así, el producto farmacéutico puede explotar comercialmente por los 20 años la patente, pero la telefonía celular avanza tan rápido que pronto quede obsoleta.

En del sector de ingeniería mecánica se consideran patentes relacionadas a la industria de la minería, alimentos y agricultura, y también maquinarias especiales relacionadas con energías renovables.

Como estrategia de crecimiento, dice Santa Cruz, Chile definió que su foco era la innovación y para eso, el sistema de patentes es clave. “Este es considerado como un mecanismo de difusión tecnológica, pues las solicitudes de patentes incluyen una descripción del invento, por lo tanto, quien esté investigando alguna materia no necesita partir de cero sino que puede iniciar su investigación desde donde terminó la anterior”, explica.

Fuente : La Tercera