Web Analytics CICMEX » Chile: Un buen socio para el siglo 21 CICMEX | Chile: Un buen socio para el siglo 21

Chile: Un buen socio para el siglo 21

28 Dic 2015

LaTercera.Chile

 

EL SIGLO 21 se abre lleno de desafíos para los países latinoamericanos. La democracia se ha generalizado, prácticamente se acabaron las dictaduras. Sin embargo, es necesario perfeccionar la calidad de la misma, que dependa más de instituciones que de personas. La economía ha vivido altibajos, pero sigue pendiente construir mayor equidad social. El delito organizado se ha enseñoreado y alcanza ribetes internacionales. Pero sumando y restando, hoy vivimos infinitamente mejor que hace 25 años atrás: en las calles no operan los escuadrones del servicio secreto, votamos por nuestras autoridades y se cuentan bien los votos.

En estos 25 años de construcción democrática, Chile ha apostado al futuro. Y nos ha ido bien. Aunque sea un indicador numérico, si en 1990 nuestro ingreso per cápita bordeaba los 5.000 dólares, hoy nos acercamos a los 20.000. Apostamos a la globalización, abordamos con audacia nuestro desembarco en el Asia Pacífico, al tiempo que segurizábamos nuestro comercio con los principales mercados del mundo. No todo fue economía; fuimos construyendo una verdadera red de contactos políticos, culturales y de seguridad buscando ser un socio activo en la construcción de la nueva gobernanza global.

Las principales potencias del mundo han entendido el potencial de modernidad, apertura, estabilidad e institucionalidad que ofrece Chile. Con todas ellas mantenemos excelentes relaciones. También hemos abandonado esquemas aislacionistas y procuramos abrir espacio no sólo a la economía chilena, sino también a nuestras universidades, nuestras empresas, nuestro deporte. Nuestras fuerzas armadas participan crecientemente en la cooperación internacional para el mantenimiento de la paz.

Nuestro sistema político ha estado sometido a continuas modificaciones y desafíos, pero manteniendo lo fundamental de la gobernabilidad y el apego al derecho como forma de convivencia. Hemos experimentado la alternancia, y aunque reconocemos que es necesario perfeccionarla, nuestra democracia no depende de una sola persona ni menos de su reelección perpetua.

Los chilenos queremos profundizar nuestros vínculos en el barrio. América Latina es nuestra plataforma natural para nuestra inserción global. Las empresas chilenas lo han comprendido mejor que nadie y ello se expresa en decenas de miles de millones de dólares invertidos en Brasil, Argentina, Colombia, Perú y México, por citar las inversiones de mayor volumen. Recientemente, nuestro Canciller estuvo en Centro América estableciendo un inédito Foro de Diálogo Político y Cooperación, por dar otro ejemplo de nuestra presencia regional.

Expresión natural de todo ello es la gran afluencia de inversiones latinoamericanas en nuestro país, y por cierto, el aporte de decenas de miles de inmigrantes que con su esfuerzo cotidiano contribuyen a la diversidad y pluralidad propia de las sociedades modernas y desarrolladas.

Chile es una mano amiga tendida desde el sur, una casa abierta para acoger inmigrantes, estudiantes e inversionistas. Desde Chile tratamos de enviar, además de cobre, buenos vinos y salmones, know how, capitales y cascos azules.

Los chilenos avanzamos a paso firme en el mundo del siglo 21 y lo haremos con nuestros países amigos de la región.

 

http://www.latercera.com/noticia/opinion/ideas-y-debates/2015/12/895-661302-9-chile-un-buen-socio-para-el-siglo-21.shtml